Versión para imprimir

Español | Português

17 de abril de 2013 | | | |

La semilla como identidad política

El fortalecimiento regional en la lucha por Soberanía Alimentaria: entrevista con Patrícia Martins de Bionatur

Descargar: MP3 (15.4 MB)

La Fiesta Nacional de la Semilla Criolla y de la Agricultura Familiar del Uruguay contó con la participación de militantes de organizaciones de la región, que acompañan y apoyan la Red de Semillas Nativas y Criollas de ese país en su trabajo y lucha por la soberanía alimentaria. Una de estas organizaciones es la cooperativa de producción de semillas del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra de Brasil (MST), Bionatur.

Bionatur es una cooperativa de productores de semillas agroecológicas que surgió hace 15 años al sur del estado de Rio Grande do Sul, produciendo semillas de hortalizas agroecológicas, en un contexto en el que la única forma de producir y adquirir semillas era a través de empresas de producción convencional.

El crecimiento de esta cooperativa en estos 15 años ha sido importante, pasando de tener 12 productores a tener 185 en la actualidad. Posee un sistema de certificación participativa orgánica con consumidores, y asimismo cuenta con la certificación del Instituto Biodinámico, que se especializa en certificaciones orgánicas.

Patrícia Martins es una de las integrantes de Bionatur que estuvo participando en la Fiesta de la Semilla Criolla, realizada el fin de semana en la localidad uruguaya de Valle Edén, departamento de Tacuarembó, y conversó con Radio Mundo Real. Al ser consultada sobre la importancia del contacto entre los productores de semillas criollas de los países de la región, Martins afirmó: “nosotros nos reconocemos uno en el trabajo del otro, uno en la problemática del otro, así como reconocemos la lucha, y eso trae un sentimiento de fortalecimiento para ambas partes, porque el avance de los monocultivos que ustedes están sufriendo acá, nosotros lo estamos sufriendo en Brasil también". "El impacto del avance de las transnacionales es el mismo. Y nuestras formas de resistencia también son muy similares”, agregó.

Esa semejanza no se circunscribe a lo regional, también se da a nivel internacional. En opinión de Martins, quien es además agrónoma, la semilla criolla se instaló en la agenda de lucha de los campesinos debido a que “si el agricultor no tiene semillas criollas, no tiene autonomía". "Si no tiene autonomía, empieza a entrar en una lógica, y en un ciclo de dependencia, que va a poner en riesgo su propia reproducción en tanto campesino", evaluó.

Leyes privatizadoras en América Latina

Con respecto al proceso de legislación de las semillas en América Latina, Martins dijo que existe una lógica en lo que ha sido la trayectoria de la legislación de semillas: “las primeras leyes de semillas de América Latina son de la época de 1960, 1970, y su objetivo principal era institucionalizar la producción de semillas”. Este proceso de legalización lo que hizo fue “convertir en ilegal todo lo que hacía el agricultor, porque lo que cultivaba no era reconocido como semilla". "Entonces tenemos un sistema legal que regula la producción formal de semillas y hay un sistema paralelo en el que se encuentra el agricultor haciendo lo que siempre hizo, pero siendo cada vez más presionado", agregó la campesina.

La iniciativa privada nacional, a partir de la década de los ’90, comienza a perder espacio, según afirmó Martins, debido al avance de las multinacionales del agro, llegando al punto actual en donde son prácticamente inexistentes las empresas de semillas de corte nacional en la región.

El lugar del maíz

Sobre los cultivos estratégicos, un tema que fue debatido durante la 5ª Fiesta de la Semilla Criolla en Uruguay, Martins afirmó que el maíz representa un cultivo fundamental, entre otros motivos porque el avance de la producción de maíz transgénico es avasallante. La militante consideró que “el maíz es un cultivo que se identifica ampliamente con el sistema de producción campesina. Si el campesino no produce maíz, va a tener un problema en la alimentación animal, y en el mantenimiento de sus otras actividades. De ahí la importancia de luchar contra el maíz transgénico y en defensa de la semilla criolla”.

Identidad política

La Fiesta de la Semilla Criolla es un espacio de celebración, de divulgación de la importancia de rescatar, mantener y reproducir las semillas amenazadas, y también un espacio para levantar la bandera de la soberanía alimentaria. Es un espacio político. Martins concluyó en la entrevista: “Intercambiar semillas es intercambiar resultados concretos de aquello en lo que creemos. En el mismo grado de importancia se encuentra nuestra comprensión de la identidad política, de lo que hacemos. Nuestros intercambios son de experiencias, pero también son intercambios de identidad. Y nosotros nos fortalecemos en este debate".

Foto: Radio Mundo Real

(CC) 2013 Radio Mundo Real 10 años

Mensajes

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • En este formulario se pueden ingresar atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deja líneas vacías.

Cerrar

Radio Mundo Real 2003 - 2014 Todo el material aquí publicado está bajo una licencia Creative Commons (Atribución - Compartir igual). El sitio está realizado con Spip, software libre especializado en publicaciones web... y hecho con cariño.