Versión para imprimir

English · Español

15 de diciembre de 2011 | | | |

El poder en las manos equivocadas

Una mirada crítica de los resultados de la COP de Clima de la ONU. Parte 2

Descargar: MP3 (2.5 MB)

Las negociaciones de cambio climático de Naciones Unidas (ONU) en Durban, Sudáfrica, sucumbieron ante el poder de los países industrializados y de las corporaciones transnacionales y marcaron el rumbo de un trabajo contra la crisis del clima cada vez más débil e injusto, advierte Amigos de la Tierra Internacional (ATI).

En medio de chantajes y presiones del mundo rico, los propios principios de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC) de “responsabilidades comunes pero diferenciadas”, “equidad” y “responsabilidad histórica” están amenazados de muerte, considera la federación ambientalista.

“Los países desarrollados, encabezados por Estados Unidos, aceleraron la demolición del marco internacional mundial para la acción urgente y justa para el clima. Y los países en desarrollo fueron obligados a aceptar un acuerdo que podría ser un suicidio para el mundo”, afirmó el presidente de ATI, el nigeriano Nnimmo Bassey, en comunicado de prensa circulado el martes.

La red ambientalista, con representación en cerca de 80 países y que llevó a decenas de sus integrantes a la COP de Clima de Durban, hizo un resumen de los resultados de la cumbre.

ATI señaló que la “Plataforma de Durban” acordada en la COP demorará una década la acción urgente contra el cambio climático. La Plataforma de Durban se trata básicamente de una nueva línea de negociación para lograr un nuevo acuerdo en 2015 a más tardar, para ser implementado en 2020. Sería un acuerdo que incluiría a los países en desarrollo (sin obligaciones bajo el Protocolo de Kioto por no ser los responsables históricos del cambio climático) y con “promesas” y “metas voluntarias” de reducción de emisiones (no de acorde a la ciencia), y no obligaciones como marca Kioto. Para ATI, Durban significó “un considerable debilitamiento del Protocolo de Kioto” y el segundo período de compromisos del convenio a partir de 2013 "no ha sido formalmente acordado".

La federación ambientalista explicó que el Protocolo de Kioto es el único marco internacional legalmente vinculante para que los países desarrollados reduzcan sus emisiones contaminantes. “Estos países son responsables del 75 por ciento de las emisiones a la atmósfera, a pesar de albergar tan sólo el 15 por ciento de la población mundial”, aseguró.

En esta misma línea, ATI destacó las “metas insuficientes” de reducción de gases de efecto invernadero actualmente sobre la mesa. Además, la COP de Clima de Durban abrió nuevas posibilidades al comercio de carbono, que permite a los países del Norte la compra de bonos de carbono de proyectos del Sur global para evitarse así parte de sus reducciones de emisiones a nivel nacional.

Para ATI, los Estados ricos han pasado “la carga de la acción climática a los países en desarrollo”. Culpabiliza especialmente del “resultado desastroso de Durban” a Estados Unidos, Canadá, Japón, Nueva Zelandia, Australia, Rusia y la Unión Europea (UE). Estados Unidos ha sido central en la intentona de desmantelamiento del marco vinculante y la UE jugó duro para alcanzar la Plataforma de Durban.

En materia de financiamiento climático, el Fondo Verde para el Clima fue aprobado pero carece de dinero, e incluye una disposición que podría permitir a las grandes corporaciones transnacionales y a actores financieros privados acceder directamente al fondo, aseguró ATI.

“La fuerte influencia de las empresas contaminantes y de otros intereses empresariales y financieros en las posturas de los gobiernos, es el motivo que explica el desastroso resultado en Durban”, consideró la federación ambientalista. Varias delegaciones gubernamentales oficiales en la COP incluyeron en sus filas a representantes de grandes corporaciones responsables de niveles gravísimos de contaminación en diversas partes del mundo.

El director de groundWork – Amigos de la Tierra Sudáfrica, Bobby Peek, aseguró en el comunicado de prensa que “los gobiernos de los países desarrollados han conspirado para debilitar las normas que exigen que sus países actúen para detener el cambio climático, al tiempo que fortalecen las normas que permiten a sus multinacionales lucrar con la crisis”.

A su turno, la coordinadora del Programa de Justicia Climática y Energía de ATI, Sarah-Jayne Clifton, evaluó que los gobiernos “decepcionaron” y responsabilizó del “fracaso de Durban” a la “gran influencia de las empresas contaminantes” y al “poder desproporcionado de los países desarrollados”. Está claro que los gobiernos “no pueden hacer la tarea que necesitamos que hagan”, resumió.

Según Clifton, la esperanza de la justicia climática en Durban estuvo fuera del Centro Internacional de Convenciones, donde se hicieron las negociaciones oficiales de la ONU. “En nuestras universidades, nuestros lugares de trabajo y en las calles, han comenzado a surgir movimientos fuertes para construir un mundo justo y mejor”, dijo. “Es en este creciente movimiento -de trabajadores, mujeres, campesinos, estudiantes, pueblos indígenas y otras personas afectadas por este sistema económico codicioso- donde podemos hallar esperanzas de soluciones a la crisis climática”, enfatizó la activista.

Foto: http://www.flickr.com/photos/foei

(CC) 2011 Radio Mundo Real

Mensajes

¿Quién es usted?
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

Cerrar

Radio Mundo Real 2003 - 2017 Todo el material aquí publicado está bajo una licencia Creative Commons (Atribución - Compartir igual). El sitio está realizado con Spip, software libre especializado en publicaciones web... y hecho con cariño.