Versión para imprimir

English · Español

15 de octubre de 2012 | | | | | | |

El sicariato y la vida bajo amenaza

Nueva entrevista con Rafael Alegría: “ver dos hombres en una motocicleta es símbolo de muerte”

Descargar: MP3 (6.3 MB)

“No hay dudas” de que las amenazas de muerte a los luchadores sociales provienen de la “oligarquía”, “son mensajes” para que “abandonemos” la lucha, en un país señalado por Naciones Unidas como el más violento del mundo, dijo el dirigente campesino hondureño Rafael Alegría.

Es una oligarquía “violenta”, “macabra”, “torpe”, que comete “un error fatal” con el asesinato de dirigentes sociales, manifestó Alegría al corresponsal de Radio Mundo Real en Honduras, Francisco Molina*. “Podrán asesinar a muchos, pero no van a detener el proceso de refundación del país, es irreversible, si cae uno viene el otro”, agregó el dirigente. “Llegó el tiempo de refundar este país y hay una decisión unánime de nuestro pueblo de avanzar sobre eso”, enfatizó.

Alegría es coordinador de La Vía Campesina en Honduras, de la sección Centroamérica y también a nivel internacional. El 4 de octubre recibió el anuncio del ministro de Seguridad de su país, Pompeyo Bonilla, de la existencia de un plan para atentar contra su vida, lo que fue confirmado por el presidente nacional Porfirio Lobo y el director de la Policía, Juan Carlos Bonilla. El mismo plan se extiende también al ministro del Instituto Nacional Agrario, César Ham, y a la ministra de Derechos Humanos, Ana Pineda. Los dos jerarcas de gobierno comparten con Alegría, de acuerdo a información de la agencia Prensa Latina, la defensa de los derechos de los campesinos enfrentados a empresarios en la lucha por la tierra en la zona del Bajo Aguán.

Unos 70 trabajadores rurales han sido asesinados allí en los últimos tres años, perseguidos por terratenientes y empresarios, según los datos brindados por el propio Alegría, que aseguró que esa persecución se debe a que el movimiento campesino hondureño se ha volcado a luchar por la tierra y la soberanía alimentaria decididamente, en varias partes del país. De todas maneras, los terratenientes y empresarios “pasaron como a la siguiente fase: primero asesinaban a campesinos afiliados, a dirigentes de base, pero cuando ya asesinan a Trejo Cabrera, al abogado, parece que la violencia y la represión va selectivamente”, manifestó Alegría.

Antonio Trejo Cabrera era el apoderado legal del Movimiento Auténtico Reivindicador Campesino del Aguán (MARCA). Tenía 41 años cuando el 22 de septiembre fue asesinado a balazos cerca del aeropuerto internacional de Toncontín, en la capital hondureña, Tegucigalpa.

Alegría subrayó que Trejo “había ganado juicios a los terratenientes en (el departamento de) Colón y estaba dando una pelea legal sumamente significativa”. “Su muerte ya es un mensaje, y las amenazas contra mí van contra todos los dirigentes del movimiento campesino”, aseguró.

El coordinador de La Vía Campesina se lamentó de que a casi dos semanas de que se le notificó la amenaza contra su vida no tiene información por parte de los organismos oficiales de cómo se mueve la investigación, o si se ha encontrado a los responsables, “porque las pistas prácticamente existen”. “Es una situación bastante vulnerable la que estamos viviendo nosotros en cuanto a la seguridad. El tema de la violencia en el país es espantoso”, dijo.

Alegría no duda en trazar un paralelismo entre la extrema violencia actual en Honduras y la de los años 80, cuando se realizaban asesinatos selectivos a integrantes de organizaciones sociales y de izquierda. Pero ahora hay “un agravante”, aseguró, porque “uno no sabe si viene del Estado o de la clase capitalista”. “En los 80 era el Estado claramente con sus aparatos represivos. Ahora hay una especie de combinación: Estado-Policía, y terratenientes y empresarios, donde el mecanismo que usan es el sicariato”, explicó. “Aquí ver dos hombres en una motocicleta es símbolo de muerte”, sintetizó el campesino.

Miedo a la refundación

Nuestro corresponsal consultó a Alegría sobre un posible nexo entre la amenaza contra su persona y su trabajo con el Partido Libertad y Refundación (llamado “Libre”), que lidera el ex presidente José Manuel Zelaya y que postula a las elecciones presidenciales de 2013 a la esposa del ex mandatario, Xiomara Castro. El dirigente dijo que las amenazas, de las que no están libres Zelaya y Castro, “son mensajes de parte de la oligarquía violenta, macabra diría yo”. Explicó, “con modestia”, que lleva 40 años de lucha y que tiene el reconocimiento del pueblo hondureño, y especialmente de los campesinos, que luchan de manera legal, pública. “Jamás a nosotros (los campesinos) nos pueden acusar de vínculos con organizaciones irregulares en el país, siempre nuestra lucha ha sido de frente, con ética y moralidad. Entonces nos tienen acusados. No hay dudas de que es con la intención de que abandonemos todo nuestro esfuerzo”. “El asunto es que aquí uno no puede salir corriendo. Aquí nacimos, aquí crecimos y mi tesis es que aquí vamos a morir. Por supuesto que vamos a continuar la lucha”, cerró Alegría.

Para el dirigente llegó el tiempo de “refundar” Honduras, lo que tiene el apoyo “unánime” del pueblo según sus palabras, y la oligarquía comete un “error fatal” con los asesinatos de dirigentes sociales, porque el proceso de refundación es “irreversible, si cae uno viene el otro”. El campesino habló de una “oligarquía miedosa”, porque “sus intereses no estarían afectados con el Partido Libre”. “No se trata aquí de nacionalizar, expropiar, no, simplemente hacer justicia, también los campesinos e indígenas tienen derecho a la tierra, y la soberanía alimentaria hay que empujarla desde la base, desde los campesinos, los pequeños y medianos productores”. Alegría habló además de la necesidad de combatir la pobreza, el analfabetismo, los altos niveles de corrupción, la violencia generalizada. “Estamos viviendo un caos social y político en el país y en eso estamos trabajando”, dijo.

Miguel Facussé, René Morales, Reynaldo Canales y Óscar Nájera son los empresarios señalados por los movimientos campesinos del Bajo Aguán como responsables intelectuales, cuando menos, de la persecución y asesinato de trabajadores rurales.

Pero Alegría prefiere no hacer acusaciones personales sobre el origen de la amenaza contra su vida. “He dicho que sí tengo severas sospechas que viene del sector terrateniente, pasa que estos señores no funcionan unilateralmente”, “son empresas que conforman un solo grupo, la oligarquía”, y no tiene dudas de que la amenaza llega desde allí. “Estos señores tienen bancos, tierras, periódicos, absolutamente todo, la Fiscalía, la Policía, las Fuerzas Armadas, el Estado, y además de eso tienen sicarios a la orden, grupos armados a la orden. Entonces yo responsabilizo a esos grupos, no a una persona en particular, porque estoy convencido que son una asociación”, explicó Alegría. “Por tanto quien nos debe dar información fidedigna es el Estado. (...) Insisto mucho que el Estado debe profundizar la investigación y decirnos realmente que se ha desarticulado el plan, que sería lo ideal, y que se ha llevado a los responsables a los tribunales”, agregó. “Por eso yo le pido a la comunidad internacional, a las organizaciones de solidaridad, que en este caso presionen al Estado de Honduras, porque aun con las debilidades que tenemos es el responsable directo de la seguridad de las personas”, cerró el campesino.

* Francisco Molina es integrante del Movimiento Madre Tierra – Amigos de la Tierra Honduras.

Foto: http://voselsoberano.com

(CC) 2012 Radio Mundo Real 10 años

Mensajes

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • En este formulario se pueden ingresar atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deja líneas vacías.

Cerrar

Radio Mundo Real 2003 - 2014 Todo el material aquí publicado está bajo una licencia Creative Commons (Atribución - Compartir igual). El sitio está realizado con Spip, software libre especializado en publicaciones web... y hecho con cariño.