Versión para imprimir

English · Español · français

4 de junio de 2009 | | |

Multitud forestal, vacío humano

Diálogo sobre monocultivos en Colombia con Diego Alejandro Cardona (CENSAT - Agua viva)

Descargar: MP3 (8 MB)

En Colombia, las plantaciones de bosques forestales y palma aceitera representan dos puntas de un mismo lazo: el agronegocio y el monocultivo. Miles de hectáreas son literalmente invadidas por estos agronegocios con destino a la celulosa, los envases descartables, el etanol o el biodiesel, dejando a su paso un lacerante vacío humano y de recursos naturales.

En el aspecto forestal, las especies instaladas (pino, eucalipto) ya ocupan un cuarto de millón de hectáreas en regiones estratégicas por su riqueza hídrica, comentó a Radio Mundo Real Diego Alejandro Cardona, integrante la organización CENSAT - Agua Viva que forma parte la federación Amigos de la Tierra Internacional.

Esto genera apropiación territorial en los nacientes de varios acueductos comunitarios del país afectando aspectos de la soberanía del patrimonio hídrico y limitando la posibilidad de acceso al agua por parte de comunidades originarias, rurales y también urbanas en vastas zonas del país.

Otros monocultivos para biocombustibles como es el caso de la palma aceitera han generado conflictos en poblaciones afrocolombianas con problemas de violación de derechos humanos, ambientales y destrucción de ecosistemas.

Cardona señaló que desde principios de los 70, momento en el que se comienzan a instalar los monocultivos forestales, se han registrado fortísimas resistencias indígenas, negras y campesinas. “La gente comienza a vender o arrendar sus tierras y cuando eso pasa sólo hay árboles y no niños que vayan a la escuela, transporte público, dinámicas sociales como el mercado o juntas vecinales”, dijo el activista colombiano. “De esta manera se están perdiendo sociedades rurales en el país”, remarcó.

Una de las principales multinacionales dedicadas a la forestación en Colombia es la holando-irlandesa Smurfit Kappa Group a través de su filial “Cartón de Colombia”. Y en el caso de los agrocombustibles –en base a caña de azúcar y palma aceitera- la producción se concentra en un oligopolio de empresas locales, en algunos casos parte del mismo grupo de capitales colombianos.

El trabajo de Amigos de la Tierra en Colombia ha derivado en un Frente por la Vida y Contra el Desierto Verde con participación de comunidades y organizaciones a nivel del territorio cuyo objetivo es “blindar” las zonas para frenar el avance de las plantaciones.

Otra línea de trabajo tiene que ver con la campaña “Llenando tanques y vaciando territorios” junto al proceso de Comunidades Negras (PCN).

Imagen: http://www.ecoportal.net

(CC) 2009 Radio Mundo Real

Artículos relacionados

  • Táctica de desgaste
    Nueva postergación de audiencia a corteros y acompañantes del Valle del Cauca
  • Corteros amenazados
    Ingenios azucareros de Colombia prosiguen con la judicialización del conflicto de los corteros
  • Raíz mutilada
    Informe de Contagio Radio sobre el desalojo de la comunidad de Las Pavas a favor de las empresas de monocultivo
  • Color tierra
    Entrevista a Naka Mandinga, del Proceso de Comunidades Negras de Colombia: el territorio como raíz existencial

|

Mensajes

¿Quién es usted?
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

Cerrar

Radio Mundo Real 2003 - 2017 Todo el material aquí publicado está bajo una licencia Creative Commons (Atribución - Compartir igual). El sitio está realizado con Spip, software libre especializado en publicaciones web... y hecho con cariño.